Los micronutrientes juegan un papel esencial en la nutrición de las plantas. Aunque su aplicación es bastante reducida en cuanto a volumen si lo comparamos con otros nutrientes (nitrógeno, fósforo o potasio, por ejemplo), la carencia de ellos causan pérdidas productivas igualmente significativas. En este artículo analizamos la importancia del boro y molibdeno en la agricultura. Aunque siempre se le ha atribuido a estos 2 microelementos un valor importante en la floración y polinización, su papel va mucho más allá de esta fase fenológica.

La importancia del boro en la nutrición vegetal

El boro es prácticamente uno de los microelementos de mayor importancia para las plantas. Está relacionado con la construcción de la pared celular y la gestión de los fotoasimilados (azúcares y carbohidratos) que el cultivo produce.

Su aplicación también se asocia con los tratamientos de calcio, ya que ambos elementos tienen importancia directa sobre la síntesis de paredes celulares. Como concepto vulgar, podemos decir que un elemento es el ladrillo y el otro el cemento que construye la estructura de la planta.

Funciones del boro en la planta

El boro presenta varias funciones en la planta entre las que destacan:

• Estimula la producción y retención de las flores, germinación y elongación del tubo polínico, y el desarrollo del fruto y de la semilla.
• Tiene actividad sobre la producción y regulación hormonal (como también ocurre con el zinc). Su ausencia que la enzima IAA-oxidasa reduzca la funcionalidad de las auxinas, por lo que evita que las auxinas se encuentren en concentraciones suficientes en la flor para producir un estímulo positivo.
• El boro interviene en la producción de proteínas y la movilidad de azúcares y carbohidratos.
• Participa en la formación de la pared celular y su estabilidad.
• Ayuda a metabolizar el nitrógeno.

La importancia del molibdeno en la nutrición vegetal

El molibdeno es otro micronutriente esencial para las plantas. Su valor diferencial radica en la alta movilidad que tiene en el interior de la planta, todo lo contrario con el resto de microelementos.

Su actividad es prácticamente silenciosa dentro de la planta, pero realmente esencial. Si bien el boro tiene un efecto directo sobre la floración y la producción de azúcares, el molibdeno actúa cubriendo funciones básicas, algo desconocidas para mucha gente. Por ejemplo, es parte integrante de las reacciones redox y actividad enzimática, como por ejemplo, la adecuada asimilación del nitrógeno en forma de nitrato (nitrato reductasa).

Funciones del molibdeno en la planta

• Interviene en la fijación de nitrógeno.
• El molibdeno es un componente clave en dos enzimas que convierten el nitrato a nitrito, para luego transformarlo a amoníaco. Su ausencia evita la correcta transformación del nitrógeno en aminoácidos.
• Ofrece sinergias con la asimilación de hierro.
• Favorece la transformación del fósforo dentro de la planta.

¿Cuándo se recomienda aplicar boro y molibdeno a nuestros cultivos?

La nutrición óptima de nuestros cultivos es la que aporta todos los elementos de manera continua, anticipando las necesidades que pueda tener el cultivo. Sin embargo, la realidad es que no siempre podemos hacerlo o existen etapas específicas donde se requieren mayores cantidades de estos 2 elementos.

Suele ser común encontrar productos que contienen una mezcla de ambos, siempre con predominancia del boro debido a que las plantas lo requieren en mayor concentración. Tanto el boro como el molibdeno tienen actividad directa sobre polinización y fecundación de las flores, por lo que la planta debe tener suficientes niveles de estos dos microelementos antes de que se produzca la floración.

Si bien la floración en la mayoría de cultivos arbóreos viene determinado por las reservas de la campaña anterior, en la etapa actual, con el aporte de boro y molibdeno, se determina la viabilidad de esas flores. Por ello, este aporte permitirá que se produzca suficiente polen de calidad y un mayor número de frutos producidos.

En los cultivos de hoja caduca, las aplicaciones de boro y molibdeno, entre otros elementos, aumenta la producción de proteínas y azúcares y su transporte a los órganos reserva, en este caso las raíces. Esto permite aumentar la reserva energética del cultivo para una futura campaña exitosa.

🌱 Boramol: boro y molibdeno con inductores de auxinas y citoquininas.

👉 https://agran.es/boramol/

La importancia del boro y el molibdeno en la agricultura es tan fundamental que desde Agran se ha diseñado Boramol, un producto creado para contener una relación ideal de boro y molibdeno en suspensión, lo cual permite mejorar las mezclas con fitosanitarios y otros productos nutricionales.

Sin embargo, el valor añadido de Boramol es que contiene inductores de auxinas y citoquininas de origen natural, lo cual permite actuar doblemente sobre la floración y polinización de los frutos.

Cuando el boro va ligado a estos promotores auxínicos, la calidad del polen aumenta exponencialmente, incrementando la disponibilidad de ácido indolacético y de boro para evitar la oxidación del ácido indolacético.

Ventajas de Boramol:

• Relación óptima de boro y molibdeno para favorecer la actividad del polen y todos los procesos relacionados con la fecundación.
• Contiene inductores naturales de fitohormonas que trabajan conjuntamente con los microelementos para cubrir etapas fisiológicas vitales.
• Aumenta la movilidad de azúcares de las fuentes productoras (hojas y tallos) a los sumideros (flores, frutos y raíces).
• Ofrece una formula concentrada que corrige rápidamente las deficiencias de estos dos micronutrientes.

Este producto se puede aplicar foliarmente y en fertirrigación para todo tipo de cultivos.

 

+ info en:
👉 https://www.agran.es/

Síguenos en:

🟢 Facebook: https://www.facebook.com/agranhumagro

🟢 Instagram: https://www.instagram.com/agranliquidtechnology/

🟢 Linkedin: https://www.linkedin.com/company/37223287

 

Entradas recomendadas