Skip to content

El tomate de industria es el cultivo de verano por excelencia en muchas zonas españolas, donde se alcanzan grandes producciones destinadas a consumo industrial (zumos, concentrados de tomate, tomate frito, etc.).

Aunque proviene de la misma especie, las variedades de tomate de industria tienen un comportamiento bastante diferenciado del tomate tradicional, por lo que tanto el manejo como la fertirrigación sufren cambios.

En este artículo te contamos cuáles son las 3 claves de la nutrición del tomate de industria.

El cultivo de tomate de industria

El tomate de industria se cultiva en ciclo corto a partir de primavera, cuando se alejan las temperaturas frías nocturnas y da pie a muchas horas de luz. Para la obtención de buenas producciones, es muy importante la variedad escogida, la climatología, la calidad del suelo y la fertirrigación, donde la gestión del riego es esencial.

A nivel de cultivo, el tomate de industria no es una especie muy exigente en cuanto a suelos, cultivándose de manera frecuente en entornos arenosos, con muy buen drenaje. Además. es preferible disponer de entornos ligeramente ácidos, para el mayor aprovechamiento de los nutrientes.

El éxito de la fertirrigación es aportar a demanda todos los nutrientes para conseguir una floración continua durante toda la campaña, el engorde de frutos homogéneo y la adquisición de azúcares y º Brix suficientes para obtener una calidad productiva alta.

1. Importancia de la programación del abonado en tomate de industria

La primera de las 3 claves de la nutrición del tomate de industria, es programar el aporte de fertilizantes y su distribución a lo largo de la campaña de tomate de industria es sumamente importante. De primeras, si desconocemos la reserva de nutrientes en el suelo, es recomendable realizar un análisis. De esta manera corregiremos cualquier carencia de nutriente antes de la plantación mediante el abonado de fondo.

El exceso de nutrientes también es perjudicial. Un aporte muy abundante de nitrógeno aumenta el desarrollo de la planta y reduce la carga de flores y frutos, aumentando la distancia entre ramos.

Dentro del abonado de fondo, el principal elemento a aportar al suelo es el fósforo, responsable de una mejor instalación de la planta en el trasplante, actividad enraizante y aporte energético en las primeras fases de desarrollo. Este elemento suele aportarse o bien de fondo (suspensiones o fertilizantes granulados) o bien mediante el denominado “starter” una vez se ha completado el trasplante.

2. Abonado de cobertera

Una vez tenemos el tomate de industria trasplantado en suelo, la fertirrigación juega un papel muy importante.

En las primeras fases de desarrollo, antes de la aparición de las primeras flores, se busca un desarrollo vigoroso de la planta que actúe como futuro sostén de los frutos. Por ello, es importante la fertirrigación con prioridad por nitrógeno y fósforo.

Sin embargo, cuando se inicia la etapa productiva y las primeras flores empiezan a fecundar, el aporte de nitrógeno disminuye paulatinamente junto con el fósforo, aumentando el aporte de potasio, calcio o magnesio.

En esta etapa, suele ser común trabajar con una relación NPK 1-0.4-2, aportando también los macronutrientes secundarios calcio y magnesio.

Continuando con la etapa de engorde de frutos y viraje de color, el aporte de nitrógeno y fósforo se mantiene constante, pero el del potasio continua aumentando, de forma que se estimula la acumulación de reservas, azúcares y nutrientes a los frutos.

3. Estimulantes de desarrollo por etapas

La última de las 3 claves de la nutrición del tomate de industria, junto con la fertirrigación comentada, suele ser común aportar bioestimulantes y correctores de nutrientes adicionales. De esta forma se contribuye a cubrir todas las necesidades del cultivo y a mejorar la producción final.

Enraizantes y activadores de suelo

Se recomienda la aplicación de enraizantes y estimulantes de la rizosfera (microbiología y retenedores de humedad). Productos como

  • Augeo (Ecklonia Maxima): relación auxínica alta para favorecer la formación de pelos absorbentes hasta un 40% más que el testigo.
  • Renovo (extracto húmico): activador de rizosfera para aumentar la actividad de la microbiología beneficiosa.

Potenciadores de la floración y formación de frutos

  • Breakout: potenciador de la salida de yemas, flores y cuajado de frutos, basado en la Tecnología Micro CarbonoTM.
  • Vitol: activador del engorde celular para aumentar el peso específico de frutos y el llenado de la pulpa, con Tecnología Micro CarbonoTM.

Activadores de maduración y acumulación de azúcares

  • Coloro: potasio 20% con inductores de maduración y acumulación de azúcares.
  • Yield-Max: finalizador de cultivo que favorece la traslocación de azúcares, vitaminas y carbohidratos de hojas, tallos y raíces a los frutos.

 

+ info en:
👉 https://www.agran.es/

Síguenos en:

🟢 Facebook: https://www.facebook.com/agranhumagro

🟢 Instagram: https://www.instagram.com/agranliquidtechnology/

🟢 Linkedin: https://www.linkedin.com/company/37223287

 

ENTRADAS RELACIONADAS

X-Tend reduce la dependencia del nitrógeno

X-Tend, el bioestimulante que reduce la dependencia del nitrógeno La campaña del cereal se ha visto afectada por el aumento de precios de los fertilizantes y de los
Leer más
la floración y el cuajado

¿Cómo aumentar la floración y el cuajado del melón y sandía?

Llega la primavera y con ello la campaña de melón y sandía. Y, para obtener una buena cosecha de estos cultivos hay dos factores que influyen en gran
Leer más
cómo estimular la brotación de los cítricos

Cómo estimular la brotación de los cítricos

La brotación de los cítricos es el momento más importante del inicio del cultivo y, en el caso de éstos, la brotación de primavera es crucial. Esto es
Leer más